20 oct. 2012

“Obama hace unos discursos muy sensatos”


Daniel Sánchez, en la cabina de interpretación de TVE

El intérprete manzanareño Daniel Sánchez Reinaldo es la voz del presidente de EE.UU. en España. Este lunes afronta el tercer debate de las presidenciales americanas


Juanjo Díaz-Portales

Es traductor e intérprete freelance desde el año 2008. El manzanareño Daniel Sánchez Reinaldo, licenciado en Traducción e Interpretación por la Universidad Autónoma de Madrid, lleva cinco años interpretando a Barack Obama en RTVE, a quien este lunes volverá poner voz en la retransmisión del tercer y último debate de las elecciones presidenciales de Estados Unidos frente al candidato Romney.

¿Cómo se lleva eso de ser la voz de Obama en España?

Se lleva bien, me encanta ser la voz de Obama en España. Todavía me sigo sorprendiendo cuando mucha gente me identifica con él y me llaman directamente Obama. Me imagino que hasta cierto punto es normal porque llevo ya cinco años siendo su voz en Televisión Española.

¿Da mucho vértigo una interpretación en directo donde lo que dices puede tener enorme trascendencia?

Sí, da mucho vértigo, pero como siempre, a todo te acostumbras. Al principio tuve que aprender a controlar los nervios, porque piensas que si te equivocas la trascendencia puede ser enorme. Ya con la experiencia los nervios desaparecen, pero nunca el respeto. A una interpretación en directo tienes que ir muy alerta, estar muy rápido y saber tomar decisiones en una milésima de segundo para traducir bien cualquier palabra.

Cabina de interpretación en TVE
Estos días estamos con los debates de las elecciones en EE.UU. y no imaginas cómo la gente presta atención a todo lo que dices. Yo soy muy tuitero y me gusta ver lo que se comenta sobre nuestra interpretación en los debates o de cualquier otra cosa que interprete. Ahí te das cuenta de que hay miles y miles de personas escuchándote y analizando lo que dices, con una opinión sobre cómo haces tu trabajo. Como en todo trabajo de cara al público siempre habrá alguien al que no le guste cómo haces tu trabajo, pero por suerte, a la gran mayoría le gusta. Para mí eso es una gran satisfacción.

Tengo entendido que te sientes a gusto interpretando a Barack Obama, ¿algún otro?

Me encanta interpretar a Obama. Como te decía antes, casi me lo conozco de memoria. Sé cómo habla, qué ritmo lleva, me gusta cómo entona sus discursos, las pinceladas de humor que da de vez en cuando en sus discursos. Además, cuando analizas cómo hablan muchos políticos, llegas a la conclusión de que la mitad están vacíos de contenido. Por el contrario, Obama hace unos discursos muy sensatos, bastante cercanos a la realidad (aunque la realidad le impida llevar a cabo lo que propone muchas veces). Me parece una persona muy interesante.

Aunque ya se haya retirado, también me gustaba mucho interpretar a Sarkozy. Al hablar es todo lo contrario que Obama: mueve mucho su cuerpo con cada frase, es muy irónico, un poco maleducado en ocasiones con los periodistas...tiene un punto canalla que a mí me divierte mucho. Hollande es mucho más calmado, así que ahora hemos perdido un poco de emoción en las interpretaciones.

Hillary Clinton es, sin ninguna duda, la persona que conozco que es más fácil de interpretar. Para mí no hay nadie que hable más claro, con una buena cadencia, una buena entonación. Da gusto interpretarla. Para cualquiera que esté aprendiendo inglés, le recomiendo que escuche sus discursos.

¿Cómo han sido estos dos debates entre Obama y el candidato Romney desde el punto de vista de la interpretación?

Han sido difíciles porque en un debate nunca sabes lo que te puede salir. Te puedes informar antes, leer, documentarte, pero llegada la hora estás cara a cara con la persona a la que interpretas, sin más armas a tu alcance. Además, aunque conozcas bastante bien la política estadounidense, nunca lo puedes saber todo. Por ejemplo, preparando el debate, vi que un punto de diferencia entre Obama y Romney son los "doughnut holes". Literalmente significa "agujero de donuts". Ya investigando vi que así es cómo se llama al periodo sin cobertura sanitaria que pueden tener los jubilados en EE.UU. Si te sale eso en el debate sin habértelo mirado te quedas pensando en una décima de segundo: "he oído agujero de donuts, ¡pero cómo voy a decir eso!". Lo mismo ocurrió con la Gallina Caponata. Lo oyes claramente, pero piensas: "¿cómo se van a poner a hablar de Caponata en un debate? No puede ser, pero lo he oído...voy a decirlo". Y lo traduces pensando que al día siguiente vas a salir en todos los zappings.

Aparte de la terminología, que siempre es difícil, estos dos primeros debates han tenido otro aspecto complicado: ambos candidatos hablaban a gran velocidad, dando mucha información en cada frase, dando muchas cifras (de hecho corre el rumor de que Romney en el primer debate metió en su atril una hoja con cifras cuando no estaba permitido). Ahí intentas pegarte lo máximo posible a tu orador e ir rápido, pero a veces tienes que hacer un resumen porque es imposible ir a la misma velocidad que él, escuchando lo que dice, pensando e interpretando.

Tampoco tenemos que olvidar que los debates en España son de 3 a 4.30 de la madrugada. A esas horas el cuerpo está ya para pocos trotes...



Has tenido sonados éxitos, como el debate electoral entre Sarkozy y Hollande. Hasta te entrevistaron en programas de radio de ámbito nacional...

Es verdad. En mi opinión, la interpretación de ese debate tuvo mucha repercusión porque, en primer lugar, era a una hora más normal para el público español (a las nueve de la noche). A eso hay que añadir el tono que emplea Sarkozy al hablar, que yo intento copiar cuando lo interpreto, la guerra dialéctica que hubo entre los dos candidatos, la rapidez, cómo uno cortaba al otro... fue bastante divertido y llamó mucho la atención. Ese día los "intérpretes del debate" fuimos trending topic en Twitter. Nos felicitó mucha gente por el trabajo que hicimos. Te aseguro que en la cabina nos faltó pegarnos para llegar al mismo nivel que Hollande y Sarkozy. A la mañana siguiente me llamaron de La Ventana, el programa que entonces presentaba Gemma Nierga en la SER, para entrevistar al "Sarkozy español". Ahí es cuando te das cuenta de la gran repercusión que tiene el trabajo que haces y del vértigo que puede suponer en ocasiones.

¿Recuerdas alguna interpretación especialmente difícil?

Por supuesto. Siempre hay alguien que te hace sudar tinta. Las ruedas de prensa mensuales del Banco Central Europeo al principio eran un infierno. Cuando Jean Claude Trichet era el presidente, un francés leyendo a toda velocidad en inglés un discurso económico, con medidas concretas...a veces te daban ganas de llorar. Me tuve que estudiar literalmente mil términos económicos, leer e informarme sobre las medidas que aprobaba el BCE, ensayar mil veces en casa, llevar mil notas...y al final, lo conseguí. En la tele me llamaban el "Trichetólogo". De hecho, una vez vino a Madrid y fui con Juan Ramón Lucas a entrevistarle para su programa en RNE. Al acabar, con todo el respeto del mundo, le dije: "Ya podría usted enviarme una copia de su discurso antes de dar las ruedas de prensa, ¡que no vea cómo me las hace usted pasar!" El hombre, la verdad que muy simpático, me dijo que no podía.

Ahora con Draghi, ya más acostumbrado, es mejor  porque lee mucho más despacio. Pero cuando presentan estas "medidas no convencionales" que cada poco introducen en el sistema...hay que agarrarse a la silla, concentrarse e interpretar sin que se te escape nada.

He leído que sueles documentarte previamente. ¿Cómo se prepara un debate electoral como el de Francia o ahora los de Estados Unidos?

El trabajo previo es la única ayuda que tenemos para preparar una interpretación, porque nunca tenemos delante de nosotros el discurso que se va a leer. Por eso, una buena preparación es indispensable. Para los debates me he tenido que aprender el programa electoral de Obama, las diferencias con el de Romney (igual que para el debate de Francia), leer artículos de opinión, las últimas noticias, estar al tanto de las declaraciones de los dos candidatos, de las polémicas (por ejemplo, cuando Romney dijo a puerta cerrada que el 47% de los estadounidenses no le votarían porque son unos "mantenidos por el gobierno").

Todo eso te ayuda a que se te encienda la bombilla cuando lo oyes en el debate. Es como un hilo del que tirar, ya sabes de qué va. Por ejemplo, Obama piensa contratar 100.000 profesores de matemáticas y ciencias en 4 años para mejorar la calidad educativa. Al interpretar, en cuanto oigo "100.000 profesores" ya sé de qué va el tema. Sé que son profesores de matemáticas, de ciencias, sé en cuánto tiempo los quiere contratar...y eso me permite tener un momento de relajación mientras sigo hablando.

En algunas ocasiones no es posible preparar nada por la inmediatez de la traducción. ¿Disponible las 24 horas?

Totalmente. Por otro lado es normal. Las noticias pueden surgir en cualquier momento. Hace poco me llamaron un día a las 16.10 diciéndome que Obama hablaba a las 16.30. Llegué corriendo y, sin saber ni de qué iba el tema, me puse a interpretar.

Lo de disponible 24 horas es literal. Está demostrado que si me voy por ahí de fin de semana, tengo algún plan, estoy de vacaciones...etc., algo pasa en el mundo que me llaman. No falla. Pero me lo tomo con humor.

¿Ha sido duro el camino hasta llegar a consolidarte como un intérprete de los más requeridos? ¿Cómo se te abrieron las puertas de TVE o la Cadena Ser?

Yo me considero un intérprete que intenta hacer su trabajo lo mejor posible. Pero también hay muchos compañeros muy buenos y muy profesionales de los que aprendo cada día. Es cierto que se habla más de mí o de otros compañeros que interpretan en medios porque tenemos una ventana muy grande abierta hacia el público, tenemos mayor repercusión.

El camino ha sido ir paso a paso. Sufriendo al principio, con la pizquita de suerte que siempre es necesaria pero trabajando mucho y muchas horas para que esa suerte inicial se confirme en un buen trabajo a diario.

En TVE comencé hace casi cinco años. Les mandé mis datos "por si acaso". Al cabo de unos meses me llamaron para hacer mi primera interpretación en el 24 horas. Y ahí me quedé desde entonces.

En la SER fue a través de una empresa con la que ya llevaba trabajando bastante tiempo. Ellos ganaron el concurso que hizo la SER para licitar el servicio de interpretación y han contando conmigo desde entonces. Dicen que soy su intérprete de cabecera y yo les estoy muy agradecido por ello.

¿Es un sueño hecho realidad?
Daniel Sánchez volverá a interpretar a Ken Follet
el próximo jueves en "Los Desayunos de TVE"

Sin duda, porque además si yo no hubiese sido intérprete habría sido periodista. Tener la posibilidad de conjugar mis dos pasiones trabajando como intérprete viendo cómo se hace un programa de televisión o de radio en las dos mayores empresas de comunicación de este país es un sueño para mí.
Además, este trabajo te permite conocer a personas que normalmente no están al alcance de la mano: actores, políticos, deportistas, presidentes...y yo creo que a todo el mundo le gusta eso.

¿Cuál fue tu debut en la "primera división" de la interpretación?

En la tele un día de julio del 2008. Me llamaron para interpretar una rueda de prensa del Secretario General de la OTAN con el Presidente de Georgia. Era cuando Rusia estaba en guerra con Georgia. Había una hora de plazo. Me llamaron, me lo pensé y me fui para allá sin saber de qué se iba a hablar exactamente.

Con otros clientes, lo primero más destacado que hice fue una interpretación en Kuwait, también en 2008. Era la 2ª Conferencia de Parlamentarios contra la Corrupción. Parlamentarios de todo el mundo reunidos para hablar sobre el blanqueo de dinero, los paraísos fiscales, la corrupción. Fue muy interesante. El último día nos recibió el Primer Ministro de Kuwait y tuvimos una cena oficial.

¿Cómo es la relación entre el intérprete y el interpretado cuando el trabajo se hace uno junto a otro, sin cabinas?

En el programa "El Larguero" de la Cadena Ser
con la selección de fútbol de amputados de Sierra Leona
Normalmente muy cordial. Pero depende de la persona. En la SER interpretamos sin cabinas. Me siento al lado del invitado, le susurro las preguntas y luego interpreto de forma simultánea sus respuestas. Tiene la ventaja de que en el caso de que se ponga a hablar muy rápido, le puedes hacer un gesto con la mano para pedirle que baje la velocidad. Esto si estás en una cabina es imposible.

Guardo muy buen recuerdo de Trichet, que fue muy atento y muy amable conmigo. De hecho me felicitó al acabar la entrevista. También Oscar Pistorius, el atleta paralímpico sudafricano que corre con prótesis, fue alguien muy interesante de conocer y muy simpático. Otro muy agradable fue el presidente de Haití, Michel Martelly. Por el contrario, uno que no era muy agradable fue Bill Gates. A principios de año fui con Carles Francino a entrevistarlo al Palace y...diría que es el menos agradable de todos con los que me he encontrado.

¿Cuándo decidiste ser intérprete y por qué?

Cuando entré en el instituto ya sabía que quería estudiar traducción e interpretación. Desde siempre me habían gustado mucho los idiomas y me encantaba la idea de estar contando lo que otra persona decía en otro idioma. Yo soy una persona muy curiosa y, aunque no sepa de nada, con este trabajo puedo ver muchas cosas distintas, muchos temas diferentes.

Tras el instituto, hice dos años de filología en la UCLM y luego me pasé a Traducción e Interpretación en la Autónoma de Madrid.

¿En el colegio ya despuntabas en los idiomas?

La verdad es que sí...esto me hace gracia, pero incluso con 10 años corregía a mi profesora en algunas cosas (¡me tenía que odiar!).

¿Cuándo empezaste a estudiar una tercera lengua?

A los seis años empecé con el inglés. Luego en el instituto fue cuando comencé con el francés como tercera lengua, a los 16 años. Después, ya en la universidad, comencé también el italiano.

¿La enseñanza reglada de idiomas fue suficiente en tu caso?

Me sirvió solo como comienzo, aunque adquirí muy buenas bases. Estudié en las Escuelas de Idiomas de Valdepeñas y Ciudad Real, inglés y francés. Ahí aprendí mucho, pero un idioma se aprende practicándolo, yendo a un país que hable ese idioma y olvidándote una temporada del español. Además, un idioma es algo que nunca se termina de aprender. Yo cada día que trabajo aprendo algo, así que cada día que pasa se supone que sabes un poquito mejor ese idioma.

¿Has pasado mucho tiempo en otros países?

Seguramente menos del que me gustaría pasar. Viví un año en Francia, en Lille. Allí fue donde conseguí avanzar bien con el francés. Luego me gusta mucho viajar y he estado ya en bastantes países, y la verdad es que es una gozada poder hablar con quién sea en el mundo utilizando un idioma que conoces.

¿Qué crees que falta en España en la enseñanza de idiomas, particularmente de Inglés?

Para mí la enseñanza de idiomas en la educación obligatoria en España deja mucho que desear. Es un problema transversal. Lo primero es la formación que reciben los profesores. En mi opinión, debería ser totalmente obligatorio que los futuros profesores pasaran al menos un año o dos en un país del idioma que están aprendiendo. No puede ser que a un niño pequeño que está aprendiendo inglés, en la edad en la que mejor se aprende un idioma nuevo, el profesor de turno le diga que hola se pronuncia "jelou", marcando la jota.

Además de eso, existe un problema estructural en la educación en idiomas en este país: nos centramos mucho en tiempos verbales, en saber cómo se hace el tercer tipo de condicionales, en verbos irregulares, etc...pero nunca se habla en clase. Y eso pasa en parte por esa falta de práctica de algunos profesores (por supuesto, no todos) a la hora de hablar. Yo he llegado a ver cómo algún profesor de inglés, al venir un grupo de alumnos de intercambio decía: "no digáis que yo soy el profesor de inglés, que me da vergüenza hablar con ellos". Eso es intolerable. Como decía, no se habla en las clases. Luego si un chico se va de viaje a Londres y pregunta a un policía por una dirección...es imposible que ese policía entienda lo que le están preguntando, porque ese niño casi no ha hablado en su vida en inglés.

Cuando se es políglota, ¿no llegas a mezclar idiomas en algún momento?

Sí, sobre todo cuando no sabes una palabra. Te sale esa palabra en el idioma que aprendiste inmediatamente antes, no sé por qué, pero es así.

¿Qué cualidades requiere un buen intérprete?

Para ser intérprete hay que tener mucha capacidad de concentración, poder trabajar varias horas en una situación tensa, con presión, hay que saber templar los nervios, hay que ser muy rápido a la hora de pensar, de tomar una decisión para ver qué palabras utilizas en cada momento... Hay que ser bastante diplomático y muchas veces saber cómo calmar una tormenta en mitad de una reunión...

Traductor e intérprete. Explícanos la diferencia.

Gran pregunta. Y es que la mayoría de las veces confundimos los términos. Un traductor traduce textos escritos. Un intérprete interpreta mensajes orales. Por lo tanto, la "traducción simultánea" no existe. Es "interpretación simultánea". ¿Por qué? En la traducción nunca se pierde el sentido exacto y fiel de ninguna palabra, de ninguna frase. La interpretación no es exactamente así: tu escuchas algo, pero como no lo puedes traducir palabra por palabra...interpretas (en el sentido literal) lo que están diciendo y lo dices lo más parecido posible, aunque siempre perdiendo un poquito de significado respecto al original. Se calcula que en una buena interpretación se dice el 75-80% del mensaje original. El resto se pierde.

¿Qué prefieres, la traducción o la interpretación?

Me gusta más la interpretación. Es más dinámica, más amena, sales fuera, puedes viajar, conocer a gente. La traducción se hace en la soledad de tu casa, sin ver a nadie, perdiendo un día entero pensando en cómo vas a traducir una palabra... Pero me gustan mucho las dos.

Los intérpretes ¿sois también un poco actores?

Yo creo que sí. Y además creo que hay que serlo. Seguro que todos hemos visto alguna vez un intérprete con una voz muy monótona que al final aburre al oyente. Yo si mi orador habla de forma enérgica, yo lo hago igual. Si pega golpes en la mesa, yo los pego; si se ríe, yo me río. Hay que saber transmitir al oyente cuál es el estado de ánimo de la persona a la que interpretas. Por eso decía antes que me gustaba interpretar a Sarkozy, porque con él no paraba quieto en la cabina.

Por motivos de trabajo vives en Madrid, ¿vienes muy a menudo a Manzanares?

Sí, claro. No todos los fines de semana puedo bajar, pero sí que lo hago cada dos o cada tres. Y las vacaciones siempre me dejo caer por Manzanares. Me encanta bajar a ver a toda mi gente y me gusta mi pueblo. Nunca he perdido el contacto con él.

Creo que eres fiel seguidor del Manzanares FS...

La verdad es que sí. Me animé el año pasado cuando estaban en segunda división, al ver las penurias económicas por las que estaban pasando. Hablé con ellos y comencé a ayudarles en lo que pude. Conocí a gente muy buena que ahora son mis amigos y este año, aunque en 2ª B, ahí sigo. Siempre que bajo a Manzanares y juega el equipo en casa me paso a verles.

Esta semana tuvo una intensa jornada de trabajo
con motivodel partido de fútbol entre España y Francia
¿Próximos retos? ¿algún otro idioma?

Pues mira, uno se cumplió esta semana. Estuve interpretando con la selección española de fútbol y con la selección francesa en el partido que jugaron el otro día en Madrid. Me lo pasé genial.

Un sueño que tengo es poder interpretar una entrevista a Obama y conocerle en persona. A ver si vuelve a ganar, viene a Madrid y se la hacemos. Hace tres años, ya estuve en su casa. Fui de viaje a Estados Unidos y pedí visitar la Casa Blanca. Por aquel entonces la visita estaba sólo permitida a los ciudadanos estadounidenses debido a los ataques del 11-S. Al pedir hacer la visita dije que era el intérprete de Obama en España y nos concedieron un día para poder visitarla.

Ahora estoy haciendo un curso de italiano, que lo aprendí cuando estudiaba en Ciudad Real, hace 10 años, y no lo había vuelto a tocar. Espero poder incorporarlo dentro de poco a la lista de idiomas con los que trabajo.

Daniel Sánchez Reinaldo es Licenciado en Traducción e Interpretación por la UAM. Trabaja como freelance desde 2008. Es traductor e intérprete jurado de inglés. Habla español, inglés, francés, italiano y catalán. Sus principales clientes son TVE, SER, RENFE, Federación Española de Baloncesto, Embajada de Francia, Embajada de Mónaco, ADIF, etc. Web: www.sanchezreinaldo.com. Twitter: @dani_interprete

1 comentario:

  1. Hola, que les parece esta opcion para trabajar como freelance? alguien la ha utilizado: Freelance

    ResponderEliminar